viernes, 3 de septiembre de 2010

El mito: Casa Cándida, Viveiró (Concello de Muras, Lugo)

El caso de Casa Cándida, más conocido como "El Siete Platos", fue el origen del nombre de este blog. Un sábado a mediados de primavera, el que suscribe y el Máster de los Premios decidieron ir a comer fuera. Rumores y habladurías decían que existía un lugar donde servían de menú siete platos, en un sitio llamado Viveiró. Y ante las tres palabras que más daño han hecho a los hombres en este mundo ("no hay huevos"), arrancamos. Sin GPS y preguntando a los indígenas de la zona, equivocándonos de desvío y sin saber a dónde íbamos con certeza, allá nos fuimos. E incluso llegamos!!! La verdad es que al llegar a Viveiró no hay muchos sitios donde preguntar, así que por casualidad fuimos a preguntar por Casa Cándida a... Casa Cándida.Efectivamente, no hay cartel afuera que indique es es Casa Cándida... hasta ahí llegamos. Vale, vale, ya os lo indicamos mejor, que sois unos ansiosos...
Ver mapa más grande

Bueno, vamos al grano. Recomendamos ir a Viveiró con un par de días de ayuno para poder llegar al final, y eso siendo de excelente colmillo. Una cosa más... no hay carta, simplemente te sientas y te van sirviendo plato tras plato. De recibimiento, un platito con entremeses variados, choricito, queso... para abrir boca.

Primer plato: almejas a la marinera. Sublimes. De las mejores que he probado, y he probado unas cuantas. Prohibido no mojar el pan en la salsa. Véase el ejemplo y la técnica a manos del Máster de los Premios.


Segundo plato: arroz con pollo en la primera visita. En la segunda (sí, fuimos dos veces, es que de la primera no llegamos al final del menú y a la segunda contamos con la ayuda del Cojonauta para que la crítica fuese completa) fue una ensalada de pasta fresca, ya que estábamos cerca del veranillo.
Tercer plato: caldo gallego. Y del bueno. Ya se empiezan a notar los efectos de la "enchenta", pero de los cobardes nunca se ha escrito nada bueno. Observe el lector el impresionante aspecto del caldo y su irresistible atracción...
Cuarto Plato: ¿Qué es lo que mejor acompaña a un caldo gallego? No hace falta que mireis en Google, ya os lo digo yo... el Cocido gallego. Y a poder ser, completo, con cachola ahumada, tocino ahumado, su costillita ahumada, su laconcito ahumado, su choricito, su repollo, sus patatas cocidas... que sí, que no mentimos... ahí están las pruebas. Véase el arte del Pelachín en plena disección del cadáver.

Quinto Plato: para llegar a este plato necesitamos la inestimable ayuda del estómago sin fondo del cojonauta. Carne asada, con sus patatitas y su pimiento. Excelente, la ternera estaba en su punto, las patatas sabrosas y el estómago, a reventar.
Postre: por si fuera poco, llega el postre, irresitible. Requesón con miel en cantidades industriales, brazo de gitano y una tarta de piña que dan ganas de casarse con la respostera... Para larpeiros, nós.
Todo ello, por supuesto, lubricado adecuadamente con un tinto de la patria. Ah, y por supuesto, café y chupito tamaño familiar. ¿El precio? 18 euros por cabeza. Impresionante. No seáis insociables y apuntaros a su Facebook. Y mejor aún, hacedles una visita de vez en cuando, eso sí, reservando primero, porque suele estar lleno hasta la bandera... Teléfono 982 188 168

"Pero ¿no decías que eran siete platos?" Ya estamos faltando... a ver, genio, entremeses más cinco platos más postres hacen los siete platos...

Queremos agradecer a la Benemérita su inestimable colaboración no haciendo controles antidoping en los alrededores.

6 comentarios:

  1. que bueno, me he empachado sólo con verlo!!! mis más sinceras felicitaciones al redactor, simpático como él sólo y felicitaciones también a los que tuvieron estómago para no hacer el feo de dejar la comida en el plato...

    tengo que comprobar yo mismamente ese menú grandioso que refleja la grandez de la gastronomía de nuestra tierra.

    ResponderEliminar
  2. Grazas polo dos "indígenas de la zona". Eu que xa pensaba ser unha especie en perigo de extinción por falar galego, agora xa o teño confirmado: ser unha indíxena + falar galego= extinción asegurada.
    Maribel das Cuiñas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Maribel:

      Aunque tengo por regla no entrar al trapo de provocaciones ni alimentar a trolls, por una vez me voy a saltar mis reglas.

      Si te molestas en leer el diccionario de la Real Academia, en la entrada "indígena" podrás ver lo siguiente:

      indígena.

      (Del lat. indigĕna).

      1. adj. Originario del país de que se trata. Apl. a pers., u. t. c. s.

      De verdad, la mejor forma de llegar a un sitio es preguntar a los oriundos de la zona. ¿Te gusta más oriundos que indígenas? Porque, claro, decir "nativos" igual te molesta. Pues nada, para la próxima, oriundos, que suena más cursi.

      No sé a qué viene eso de hablar gallego, nadie se ha metido con el gallego, de hecho yo lo hablo diariamente y posiblemente desde mucho antes que tú nacieras. La extinción no se produce por ser de un determinado lugar o por hablar una determinada lengua. Así que si quieres considerarte una especie en peligro de extinción, tú misma. Desde luego, tu demagógico discurso suena chirriante, nadie te ha nombrado abanderada de la defensa del gallego y posiblemente, el papel te queda demasiado grande. Este blog se ha hecho para dar a conocer establecimientos donde comer, preferentemente poco conocidos y mayoritariamente gallegos. Es de libre lectura, nadie te obliga a leerlo y si no te gusta, tienes mejores opciones como el diccionario de la Real Academia o la revista "Qué me dices".

      Bicos.

      Eliminar
  3. Qué recuerdos.
    Yo estuve hace unos 6 años con mi mujer y los suegros y creo recordar que nadie fue capaz de terminar con los 7 platos, y mira que somos de buffette libre.
    Recomiendo entrenamiento previo para los novatos.
    Me ha encantado la crónica.

    ResponderEliminar
  4. Vaya propaganda. Yo tenia ganas de ir pero ahora ya se me está haciendo tarde.
    Cosas como estas son de agradecer que lo divulguemos para bien de todos.
    BICOS

    ResponderEliminar
  5. Yo he estado 2 veces (con una separación de 3 años entre ambas). La última en 2005. Sí, ya sé que hace bastante tiempo, pero hago el comentario porque me ha alegrado saber que todo sigue igual, y que las buenas costumbres perseveran. Las dos veces íbamos 2 familias y algún agregado (entre 15 y 20, si mal no recuerdo). Yo también iba en plan "¿a que no eres capaz...?".....y efectivamente, no pude con todo lo que "me correspondía". Eso sí: dos ocasiones en que por varios motivos, fueron inolvidables. Decir que soy de Málaga (todos los que íbamos), y que se echa un día maravilloso, pues simplemente la carretera por la que se llega, discurre por un bosque precioso, donde se ven caballos y vacas completamente sueltos. Recomiendo a todos que se pasen alguna vez a conocer Casa Cándida: no se arrepentiran. cocina buenísima, casera y abundantísima. Cada vez que vaya a Galicia (si Dios quiere), volvería por allí. Recomiendo 100 %.

    ResponderEliminar